Jueves, 09 de junio de 2011

En una ocasi?n un gran samurai, ya anciano,? decidi? ense?ar el budismo zen a los j?venes.

Una tarde, un guerrero - conocido por su total falta de escr?pulos - lleg? all?. El joven guerrero e impaciente que nunca hab?a perdido una pelea. Reto, ante la audiencia? la reputaci?n del samurai, le dijo que hab?a venido para derrotarlo y aumentar su fama.

Todos los alumnos estaban en contra de la idea, pero el anciano acept? el desaf?o.

Todos se reunieron en la plaza del pueblo, y el joven comenz? a insultar al viejo maestro. Arroj? algunas piedras en su direcci?n, le escupi? en la cara, grit? todos los insultos bajo el sol - incluso insultado sus antepasados.

Durante horas hizo todo para provocarlo, pero el viejo permaneci? impasible. Al final de la tarde, por ahora agotado y humillado, el impetuoso guerrero se march?.

Decepcionados por el hecho de que el maestro hab?a recibido tantos insultos y provocaciones los alumnos le preguntaron:

- ?C?mo pudiste soportar tanta indignidad? ?Por qu? no usaste tu espada, a?n sabiendo que ?l podr?a perder la lucha, en lugar de mostrar su cobard?a frente a todos nosotros?

-El anciano respondi?:

- Si alguien viene a ti con un regalo, y no lo aceptas, a qui?n pertenece ese regalo? - Pregunt? el samurai.
- Pertenece al que trat? de entregar - respondi? uno de sus disc?pulos.

- Lo mismo vale para la envidia, la ira y los insultos - dijo el maestro.
"Cuando no son aceptados, contin?an perteneciendo a quien los lleva."

********

Y t? mi querido lector....

?Has volcado ?stas emociones en alguien?? o

c?mo reaccionas ante los enojos, insultos e ira de otros?


Tags: ira, enojo, paz interior

Publicado por Instantes @ 18:00  | Poemas y Reflexiones
Comentarios (0)
Comentarios